Los componentes básicos de éste tipo de sistemas son: Los paneles o módulos fotovoltaicos que convierte la luz del sol directamente en corriente directa. El banco de baterías que almacenan la energía y proporcionan autonomía durante los días de poca insolación. El controlador de carga que se encarga de administrar la energía que producen los módulos, proporcionar información relativa al funcionamiento del sistema en su conjunto y proteger las baterías y un inversor de corriente directa a corriente alterna cuando los aparatos a alimentar así lo requieren. Los sistemas fotovoltaicos aislados pueden ser tan pequeños como para energizar un solo foco o tan grandes como sean tus requerimientos.




Los componentes básicos de éste tipo de sistemas son:


  • Los paneles o módulos fotovoltaicos que convierte la luz del sol directamente en corriente directa
  • El banco de baterías que almacenan la energía y proporcionan autonomía durante los días de poca insolación
  • El controlador de carga que se encarga de administrar la energía que producen los módulos, proporcionar información relativa al funcionamiento del sistema en su conjunto y proteger las baterías y
  • Un inversor de corriente directa a corriente alterna cuando los aparatos a alimentar así lo requieren.

Los sistemas fotovoltaicos aislados pueden ser tan pequeños como para energizar un solo foco o tan grandes como sean tus requerimientos.