Cuando hablamos de sustituir nuestras bombillas incandescentes, halógenas o fluorescentes la primera pregunta que se nos viene a la mente es ¿cuanto voy ahorrar con el cambio? Y es normal, ya que es la baza principal usada por fabricantes para potenciar sus ventas.


Y es cierto, suponen un ahorro de energía pero también debemos ser conscientes que la iluminación LED aporta otra serie de ventajas. Algunas como el ahorro en mantenimiento también suponen un ahorro pero igual de importante es el tipo de luz que dan. Llegando estas a veces a ser mejor que las halógenas usadas, con opción de por regularse en intensidad si son Dimmables o generar menor calor, ideal si tenemos varios puntos de luz en la habitación.


Ahorro energético


Pero retomemos el tema del ahorro. En los últimos años la tarifa eléctrica se ha incrementado en más del 60%. Ante esta situación es importante contar con electrodomésticos y dispositivos eficientes energéticamente. Dentro de estos productos la iluminación LED tiene un sitio.


El ahorro que genera una bombilla LED con respecto a otras depende de los watts que consumen pero también en los gastos de mantenimiento. En la siguiente tabla podemos ver una comparativa que podría representar el consumo de un hogar con 10 lamparas que usan bombillas incandescentes de 60w y que se sustituyen por bombillas LEDs de 7W.

En la siguiente imagen se muestra un ejemplo de como ahorran los focos LED 

Consumo

Aclaración: Consumo mensual debe ser kWh y no kW como aparece en la imagen.


Un foco LED de 8 watts usado por 12 horas diarias tiene un costo de consumo de 111 pesos anuales, mientras que un foco incandescente tiene un costo de consumo de 741 pesos y un foco ahorrador o fluorescente de 185 pesos. Debido a la vida útil de una bombilla LED, el cambiar por este tipo de iluminación supone un ahorro a partir del primer año.


La iluminación LED ofrece numerosas ventajas más allá del ahorro económico que también es importante. Al ser una fuente de calor menor, proporcionar una luz uniforma y con posibilidad de regular para adaptar a diferentes usos, así como la opción de los tonos y tipos de color, hacen que sean una gran opción.


Debemos ser conscientes que la inversión inicial es un poco mayor a la de un foco convencional. Por eso, una forma aconsejable de cambiar la iluminación de casa por iluminación LED es ir haciéndolo gradualmente, empezando por las habitaciones que más tiempo ocupamos y según se vayan fundiendo o necesiten cambiarse el resto de luces.


¡Contáctanos!